Cómo enseñar a tus pequeños a cuidar el agua

Por: Daniela Valdes En: Estilo de Vida Fecha: Me gusta: 2869

Educar a los pequeños es una de las cosas más importantes para hacer, pues según las proyecciones serán ellos quienes tendrán que hacer frente a los problemas ambientales. Desde ahora, ellos pueden adquirir hábitos que les ayudarán a tener una vida más sustentable...

La crisis medioambiental es un problema que tiene una enorme proyección a futuro y que amenaza con perjudicar la calidad de vida de nuestros hijos. Se tiene previsto que para 2050 la crisis del agua será el mayor problema mundial por encima de cualquier crisis económica y que los desastres naturales relacionados con el cambio climático provocarán un mayor número de refugiados que los de las guerras. Por ello, es importante que tanto adultos como niños comencemos a tomar medidas para prevenir y reducir el impacto ambiental que ocasionamos. Si bien, muchas de las cosas que realizamos son muy cómodas y cambiar de hábitos parece molesto, es necesario modificar la forma en la que consumimos para evitar que nuestros niños pasen por estas crisis.

Educar a los pequeños es una de las cosas más importantes para hacer, pues según las proyecciones serán ellos quienes tendrán que hacer frente a los problemas ambientales. Desde ahora, ellos pueden adquirir hábitos que les ayudarán a tener una vida más sustentable. Entre ellos están:

 

1.    Reportar fugas de agua.

Los niños de preescolar ya pueden entender cuando algo en casa no funciona como debe. Por ellos es bueno que les expliques en qué consiste una fuga de agua y que es necesario que, cuando vean que hay una en casa, te avisen. Identificar las fugas a tiempo no sólo evita el desperdicio de agua: también evita los altos costos en los recibos de este servicio. Puedes premiar a tus hijos cada que te avisen de alguna fuga de agua, así ellos estarán atentos y se emocionarán cuando identifiquen una.

 

2.    Llevar una botella de agua.

México es el país que más agua embotellada consume a nivel mundial. El consumo excesivo de agua embotellada es grave ya que se produce mucho plástico que acaba en vertederos o en el mar, se explotan varios lagos y lagunas y esta afecta al medio ambiente, además de que es costoso: el agua y su proceso de purificación representa apenas el 10% de lo que cuesta una botella; el resto del precio deriva en el proceso de embotellado, etiquetado, transporte y, por supuesto, las ganancias para las empresas. Una mejor opción es invertir en una botella reutilizable para poder llevar el agua desde casa. Lleva a tus hijos al supermercado o alguna tienda donde vendan botellas de agua y deja que ellos escojan el diseño que más les guste. También puedes comprar una botella sin estampados para que ellos la personalicen a su gusto con calcomanías o pintura para ropa.

 

3.    Ahorrar tiempo en el baño.

Sabemos que no hay nada más relajante que un baño caliente y que hay niños a los que les encanta el agua. Sin embargo, es necesario reducir los tiempos que pasamos bajo la regadera o la frecuencia con la que usamos la tina para que el preciado líquido esté disponible muchos años más y con mejor calidad. El tiempo recomendado para bañarse es de 10 minutos. Puedes hacer una playlist con canciones infantiles que, sumadas, duren 10 minutos y jugar con tus pequeños a bañarse antes de que las canciones acaben.

 

4.    Aprovechar el agua de la lluvia

Este consejo te ayudará a ahorrar en los recibos de agua y enseñarás a tus hijos a aprovechar lo que la naturaleza les da. Cuando llueva, jueguen a ver quién recolecta la mayor cantidad de agua de lluvia. Vístelos con un impermeable o simplemente asigna una cubeta para cada niño, colócalas en el patio o donde caiga el agua y esperen a ver en qué cubeta se juntó más agua o cuál se llenó primero. Quien gane recibe un premio. Aprovecha el agua recolectada para regar las plantas, hacer el aseo o bajarle al baño, ¡es gratis!