Pañalera ecológica

Por: Daniela Valdes En: Estilo de Vida Fecha: Me gusta: 3177

En esta ocasión te hablaremos de algunas opciones ecológicas que puedes usar en el día a día para beneficiar tanto al medio ambiente como a tu bebé y tu bolsillo...

En semanas pasadas te hablamos sobre cosas que puedes enseñarles a tus hijos para que cuiden el agua. En esta ocasión te hablaremos de algunas opciones ecológicas que puedes usar en el día a día para beneficiar tanto al medio ambiente como a tu bebé y tu bolsillo. Estos pequeños cambios serán significativos no sólo para tu economía, sino para la educación de tu pequeño pues crecerá viendo que es posible vivir con un estilo de vida respetuoso con la naturaleza.

 

Pañales de tela:

Los pañales de tela actuales tienen lo mejor de dos mundos: conjugan la funcionalidad de los tradicionales pañales de tela que solían ser una manta enrollada alrededor del bebé con la forma ergonómica de los pañales desechables. Esta propuesta consiste en un pañal de tela suave que puede ser rellenado con absorbentes de bambú y microfibra que protegen la piel de tu bebé y evitan escurrimientos. A diferencia de los pañales desechables, los de tela permiten que la piel de tu bebé respire. Además, carecen de sustancias químicas aglutinantes (las que hacen que la pipí se convierta en gel) que puede causar irritaciones. Si los usas de manera adecuada, su vida útil puede ser suficiente como para ser usados por tres bebés desde que nacen hasta que aprenden a ir al baño.

 

Toallas húmedas caseras:

Muchas de las marcas comerciales de toallitas húmedas tienen sustancias como fragancias que pueden lastimar la delicada piel de los bebés. Además, la composición de la tela con la que están hechas no permiten que se degraden en el medio ambiente. Si tu fabricas tus propias toallas húmedas podrás estar segura de qué sustancias tienen y las probabilidades de que lastimen la piel de tu bebé se reducen. Puedes hacer tus propias toallitas mezclando 1 ½ tazas de agua caliente con 1 cucharada de aceite de coco y una cucharada de jabón para bebé en un contenedor largo. Después, corta un rollo de toallas de cocina por la mitad y mételo en el contenedor. ¡Listo! Duran de 5 a 7 días.

 

Bolsas de tela:

En ocasiones te será necesario llevar bolsas para llevar botanitas saludables para tu bebé, separar prendas de ropa o simplemente para mantener el orden de tus cosas. Te proponemos que, en lugar de usar bolsas de plástico, hagas o compres tus propias bolsas de tul. En caso de que necesites bolsas para llevar pañales de tela sucios o ropita de bebe mojada, puedes conseguir hacer las tuyas de material impermeable. De esta forma podrás evitar los plásticos de un solo uso.

 

Protectores de lactancia:

Los derrames de leche materna son frecuentes durante la lactancia. Afortunadamente existen los protectores de lactancia que evitan que la leche humedezca tu ropa. En las farmacias puedes encontrar opciones desechables, pero estas tienen un periodo de vida muy corto y tardan mucho en degradarse en el medio ambiente. Te sugerimos que compres protectores de lactancia de tela. Hay de muchos colores y, por los materiales de los que están hechos, permiten que tu piel se sienta más fresca. Además, sólo tendrás que comprarlos una sola vez en lugar de tener que ir con frecuencia en la farmacia.

 

Invertir en una buena pañalera

Parte de las tendencias actuales respecto a ecología es conseguir menos cosas, pero de mejor calidad. Si compras una pañalera barata esta puede romperse pronto y tendrás que desecharla, sus componentes se convertirán en contaminantes para el medio ambiente y tendrás que gastar otra vez en una nueva. Conseguir una pañalera de calidad te permitirá cuidar tu bolsillo y al medio ambiente. Una excelente opción es nuestra Pañalera Para Dama Negro Torino Mia. Su diseño es perfecto para llevarla en cualquier ocasión, tiene suficientes compartimientos para llevar las cosas que tu bebé necesita y su tiempo de vida es largo, por lo que será muy útil si piensas tener más hijos o donarla a alguien más cuando tú ya no la uses.

 

Estas alternativas, como te mencionamos antes, no solo apoyarán al medio ambiente, sino a tu economía y la salud de tu bebé. Te recomendamos estar siempre al pendiente de los componentes que tienen los productos que compras para tu hijo para que puedas identificar aquellos que pueden irritar su piel o provocarle alergias.