Cómo reducir el consumo de plásticos en casa

Por: Daniela Valdes En: Estilo de Vida Fecha: Cometarios: 0 Me gusta: 117

Todos podemos, poco a poco, cambiar la forma en que consumimos y ayudar al medio ambiente.

Semanas atrás hablamos de algunas de las cosas buenas que se habían podido ver por la pandemia. Entre ellas estaba la reducción de contaminación en algunos lugares del mundo, lo que nos permitió ver los canales de Venecia con el agua más clara, algunos animales salvajes paseando por los suburbios de algunas ciudades, entre otras cosas.

Sin embargo, nuestros hábitos de consumo siguen produciendo efectos negativos para el medio ambiente. En Bolsas Nueva Imagen esta situación nos parece preocupante para todas las personas, por lo que te hoy te daremos algunos consejos para que reduzcas el consumo de plástico en casa.

1.    No compres agua embotellada. ¿Sabías qué México es el país que más agua embotellada consume? Lo más alarmante de esta forma de consumo es que la mayoría de las botellas terminan en vertederos, rellenos sanitarios y, lo peor, en ríos o zonas naturales. Para reducir tu consumo de plásticos te aconsejamos cargar siempre una botella reutilizable. En muchas tiendas puedes encontrar botellas de muchos tamaños y con diseños acordes a tu personalidad. De esta forma no solo ayudarás a la conservación del medio ambiente, sino que podrás conseguir recipientes que vayan de acuerdo con tu personalidad. Otra alternativa es que en lugar de comprar garrafones, que son cada vez más caros, compres un filtro de agua. Comprar un filtro de agua es una inversión que, a la larga, te ayudará a reducir gastos y ayuda a producir menos garrafones de agua.

2.    Compra a granel y lleva tus propios recipientes. Imagina que se te antoja un té. Vas a la tienda y compras una caja de té. Primero, quitas el plástico que tiene la caja para protegerla. En segundo lugar, tiras a la basura la bolsa de plástico que protege la bolsa de té. Una vez que acabas tu té tiras a la basura los desechos de las hojas y, cuando acabas la caja, la tiras. En un antojo tan sencillo como una taza de té se producen cuatro tipos de desechos: el plástico protector, la bolsa protectora del té, la bolsita donde viene el té y la caja. Lo mismo sucede con cientos de productos que están envasados. A veces un consumo sencillo implica mucho desperdicio y muchos desechos. Por eso te invitamos a que hagas dos acciones muy sencillas ante esta situación: compra a granel y lleva tus propios recipientes como bolsas de tela o frascos de vidrios. Esta práctica se ha hecho cada vez más común en los mercados e incluso se han abierto muchas tiendas zero waste o cero residuos en las que se te pide que lleves tu botella de vidrio o bolsa de tela para llevar tus productos. Esto sirve para poder comprar cosas como semillas o legumbres como frijol, lentejas, entre otros.

3.    Evita los chicles. Puede que sea una novedad que no sorprenda demasiado pero en la creación del chicle está involucrado plástico que no solo está presente en la envoltura sino en la composición misma del chicle. Lamentablemente este plástico es muy difícil de reciclar, así que lo más recomendable es evitarlo o buscar alternativas poco comunes pero naturales al chicle.

4.    Compra una rasuradora eléctrica. Independientemente de si eres mujer u hombre, si tienes el hábito de rasurarte te recomendamos que utilices una rasuradora eléctrica. Con esta compra reducirás el consumo de rastrillos plásticos que duran poco. Es una buena inversión y hay para todas las necesidades. Existen muchas a precios accesibles e incluso con cabezas intercambiables.

5.    Evita las bolsas de plástico. Cuando vayas al mercado, a la tienda o de compras no olvides tu bolsa ecológica Nueva Imagen. Con ella evitarás generar más bolsas de plástico que suelen terminar en ríos, mares, lagunas y hasta en árboles. Además, las Bolsas Nueva Imagen son resistentes y vienen en diferentes colores para que escojas la que mejor vaya con tu personalidad.

Así que no lo olvides: con acciones sencillas y cambios en tus hábitos todos podemos, poco a poco, cambiar la forma en que consumimos y ayudar al medio ambiente.

Comentarios

Deja tu comentario