Conoce el movimiento Body Neutrality

Por: Atencion Clientes En: Root Fecha: Cometarios: 0 Me gusta: 257

El body neutrality se trata de reconocer que hay días en los que te sentirás mal por tener algunos kilos de más, mientras que otro día te sentirás de maravilla. Pero, detrás de todos esos aspectos que son visibles, agradece que tu cuerpo funciona.

Este siglo se ha caracterizado por estar lleno de cambios, aprendizajes y de formas nuevas de ver nuestro mundo e incluso a nosotros mismos. A lo largo de las últimas décadas, la concepción de la belleza es uno de los conceptos que más se han transformado. Hemos evaluado nuestros cuerpos y los de las demás personas basándonos en su apariencia, viendo si cumplen o no con las expectativas que hemos creado sobre cómo se debe de ver alguien. 

Dentro de esta evolución se ha configurado la idea de un cuerpo normado, es decir, aquel cuerpo que cumple con ciertas características que la mayoría de la gente espera de él, y este tipo de cuerpo es el que solemos ver en los medios de comunicación: mujeres altas y delgadas, hombres musculosos, pieles blancas, cabellos sedosos y brillantes. Se creyó durante bastantes años que un cuerpo con estas características era un cuerpo sano, un cuerpo que se cuidaba porque implicaba dieta y ejercicio. Afortunadamente la comunidad científica se ha dado cuenta de que una cosa no conlleva a la otra pues una persona delgada puede tener niveles altos de colesterol, o ir detrás de estos cánones de belleza puede derivar en trastornos alimenticios como la bulimia o la anorexia. 

Hace no muchos años comenzó a difundirse por internet el movimiento body positive. Este consiste en reconocer que todos los cuerpos, sean delgados o gordos, son hermosos: las estrías, la celulitis, la flacidez, entre otros “defectos” son parte constitutiva de nuestra identidad y, por lo tanto, dignos de admiración. Parte importante de este movimiento es reconocer cuerpos reales, es decir, cuerpos que de manera natural salen de los estándares de belleza reforzados en los grandes medios de comunicación y que no por ello son malos. Esto no solo abarca los cuerpos gordos, también los que son muy delgados sin que impliquen la presencia de algún trastorno alimenticio, hormonal o de otro tipo. Este movimiento ha logrado que se visibilice que un cuerpo gordo o grande no es un cuerpo en mal estado: se puede hacer ejercicio y aun así ser talla XL. Además, también ha puesto en la mira padecimientos como el hipotiroidismo o el síndrome de ovario poliquístico, que tienen entre sus síntomas el sobrepeso. En pocas palabras, el body positive construye la idea de que un cuerpo grande también es un cuerpo sano. 

Sin embargo, también se ha gestado otro movimiento que poco a poco ha cobrado relevancia, especialmente desde el año pasado. Se llama body neutrality. Su premisa es aceptar el cuerpo como lo que es: un cuerpo. No piensa en que deba ser bueno o malo, bello o feo. No aplaude la presencia de estrías, de vientres marcados, de lonjas o gorditos ni de brazos tonificados porque, simple y sencillamente, no existe una expectativa estética al respecto. 

¿Por qué el body neutrality se presenta como una alternativa más pese a que tenemos el body positive? Porque el body positive, para muchas personas, implica la imposición de un nuevo canon de belleza que “obliga” a amar al cuerpo pese a las cosas que no nos gustan de él. Porque para muchas personas, el body positive implica ceñirse a otro nuevo canon de belleza en el que lo “normal”, lo “real” se desdibuja. Porque refuerza el concepto del cuerpo normado y, aquellas personas que cumplen con él se sienten excluidas, mientras que otras que no lo cumplen sienten culpa por desear cosas que el body positive no contempla dentro de sus conceptos. 

El body positive deja de lado la perspectiva estética del cuerpo centrándose en el aspecto funcional: sin ahondar en si es bello o no, el cuerpo debería ser saludable y eso es lo único que importa. Este nuevo movimiento reconoce que así como hay aspectos que nos gustan de nuestros cuerpos, hay otros que pueden desagradarnos y que no deberíamos obligarnos a querernos. Hacerlo es como tratar de hacer amistad con una persona que en realidad nos cae mal: a la larga esa relación no funcionará, nos hará sentir mal y acabará todo mal. 

El body neutrality va un poco más allá de reconocer que hay días en los que te sentirás mal por tener algunos kilos de más, mientras que otro día te sentirás de maravilla porque tu cuerpo tiene una forma agradable para ti. Porque, detrás de todos esos aspectos que son visibles, tu cuerpo funciona: quizás no tengas los ojos verdes que tanto le envidias a Kristen Stewart, pero te permiten ver el mundo a tu alrededor; quizás no tengas el vientre plano de Belinda, pero tu estómago digiere las cosas que comes y ayuda a nutrirte, posiblemente tus piernas no sean grandes y torneadas como las de Karlie Kloss, pero te llevan de un lado a otro todos los días.  Y eso, por sí mismo, ya es maravilloso. 

Comentarios

Deja tu comentario