Guía rápida de administración de negocios

Por: Yoleyda Torres En: Emprendimiento Fecha: Me gusta: 350

Te presentamos una guía rápida para seccionar el dinero en tu negocio de manera satisfactoria a partir del primer ingreso...

Si ya emprendiste tu propio negocio o si estás pensando en empezar uno, seguramente sabrás que el manejo del dinero es una parte crucial para poder tener éxito. Muchas personas comienzan a emprender sin establecer un sistema de flujo de dinero que les permita llevar todas sus cuentas al día. Otras tantas esperan que su inversión tenga frutos en los primeros días de emprender. Lo cierto es que la disciplina, la paciencia y la organización son las claves para que un negocio florezca y su dueño pueda ver ganancias. Si estás por emprender, o si quieres que tus ingresos crezcan, te presentamos una guía rápida para seccionar el dinero en tu negocio de manera satisfactoria a partir del primer ingreso.

Todo se resume en tres clasificaciones: el dinero para inversión, los gastos del negocio y la ganancia.

Inversión: cuando recibas el primer ingreso de tu negocio, lo primero que debes hacer es separar el 50% para poder invertir. Por ejemplo, si tu primer ingreso fue de $1000, deberás asignar $500 para volver a surtir lo que ya se vendió y traer más mercancía. Si, después de invertir los $500 el ingreso aumenta a $2000, invierte $1000 en nueva mercancía. Aunque al principio pueda parecer abrumador asignar la mitad del ingreso a la inversión, esto tiene muchas ventajas; por ejemplo, tus clientes verán que estás bien surtido de mercancía, podrás hacer entregas inmediatas, y tendrás la capacidad de poder vender cuando tus clientes tengan imprevistos. Así, si a una mujer se le rompió su bolsa favorita, tú ya tendrás listos varios modelos para que ella escoja qué comprar.

Gastos del negocio: un error desafortunadamente muy común es creer que parte de la inversión debe ir destinada a los gastos del negocio. En los ingresos que tu negocio percibe debes considerar un 10% para los gastos propios de tu actividad, como gastos de envío, renta de un local (si tienes uno), gastos de transporte (si, por ejemplo, vendes las bolsas de manera directa), etcétera. Estos gastos son redituables porque hacen que tu negocio sea funcional y sustentable pero no está relacionado directamente a la mercancía como la sección de inversión. Si decides no apartar este porcentaje a estos gastos, seguramente desbalancearás cualquiera de los otros dos rubros. Además, empresas como Nueva Imagen ofrecen descuentos en envíos a mayoristas, por lo que una mayor inversión representa un menor costo de envío y, por lo tanto, menor gasto en este rubro.

Ganancias: después de haber separado lo de tu inversión y los gastos, viene lo mejor ¡disfrutar tu dinero! Al rubro de las ganancias le corresponde un 40%. A muchas personas este porcentaje les parece poco, pero pierden de vista que, al final de cuentas, es proporcional. Mantener las proporciones en los otros rubros te asegurará poder mantener ganancias constantes. Así que no escatimes en invertir, pues una buena inversión puede reducir algunos gastos del negocio. Cuando sobre dinero en los gastos del negocio podrás sumarlo al rubro de las ganancias.

Con estos sencillos pasos, y siendo constante en tu negocio, estamos seguros de que alcanzarás las metas financieras que te tienes trazadas.